manifiesto el retrogusto

«En el vino hay sabiduría, en la cerveza hay libertad, en el agua hay bacterias”

Benjamin Franklin

El equipo de «El retrogusto es mío» siente un gran respeto por lo que hace y por los productos que ofrece. Eso se plasma en nuestra forma de pensar y trabajar, que hemos resumido en nuestro manifiesto:

1 – Somos raros, nos lo han dicho muchas veces. Nos mueve nuestra pasión, por lo que seguimos caminos diferentes al resto. Creemos que eso es bueno (muy loco, pero bueno).

2 – Nuestra apuesta desde el principio ha sido por el vino y la cerveza de calidad. Ambos productos los consideramos complementarios.

3 – Analizamos las tendencias del mercado: probamos nuevos estilos de cerveza, traemos vinos naturales, aceptamos y abrazamos nuevas formas de hacer y pensar.

4 – Apoyamos el producto local: Producto de cercanía, de pequeños elaboradores y si es posible de producción ecológica o natural.

5 – Intentamos conocer lo máximo posible a las personas que hay tras los proyectos con los que trabajamos. El saber no ocupa lugar!!

6 – Apoyamos a productores que recuperen viñas, que traten con respeto máximo el cultivo de la vid y con ello mantengas algo tan importante como la biodiversidad del viñedo y nuestro patrimonio varietal. Así mismo apoyamos a fábricas de cerveza que trabajan sin abaratar costes, sin preocuparse de la competencia y el monopolio de grandes marcas.

7 – No nos importan mucho las denominaciones, las certificaciones, las contraetiquetas, los puntos ni los premios. Aunque les hacemos caso y nos dan información importante sobre el vino y la cerveza, pasan a un segundo plano cuando lo que tenemos entre manos son valores, principios o una filosofía coherente de producción.

8 – Nos gustan las historias, por encima de todo, a veces nos damos cuenta de lo poco que hablamos del vino y de la cerveza en sí. Esto es porque hemos probado el producto, confiamos en él y nosotros aportamos otra visión, que difícilmente encontrarás en fichas técnicas.

9 – Trabajamos con un producto muy especial que requiere por tanto mucho mimo. Cuidamos las añadas, el almacenaje, la conservación y su estado, le dedicamos el tiempo que haga falta. Por eso quizá, no seamos los más rápidos.

10 – Buscamos que se valore el trabajo de todas las personas involucradas: Agricultores, bodegas, cerveceras, distribuidores, transportistas y obviamente el nuestro. Queremos que los agricultores perciban un precio adecuado por su uva y que las pequeñas cerveceras sigan produciendo cerveza de calidad. El precio final seguramente sea mayor que en una gran cadena, pero será justo.